«Escribía Ortega en El Sol refiriéndose a «aquella hora»: «Todos los españoles venían sintiendo que el porvenir podría ser todo lo problemático y azaroso que es siempre el porvenir, pero que, pasase lo que pasase una cosa era clara: que la Monarquía estaba exhausta como fuerza directora de la nación: que mediante ella no se podía salir a porvenir alguno; que, con ilusión o sin ilusión, el pueblo español no tenía más remedio que constituirse en otra forma más sincera e intentar vivir y hacerse y lograrse ateniéndose a sí mismo, sin tutelas ni antifaces, desnudo ante la intemperie del destino». Y esa fue, esa era, escribía Ortega, «más allá de toda anécdota, la realidad de la República en España…»
(Sábdo Grafico, 7 de julio de 1976)

¿Tiene algún parecido esta situación con la actual? Eso es sobre lo que hay que pronunciarse. El 2 de diciembre tendremos una oportunidad para ello.