El derecho a decidir es incontestable y los poderes públicos han de someterse a sus resultados.

Negar ese derecho es la palabrería que utilizan los poderes públicos para rechazar la voluntad popular cuando no les conviene.